santiago dc freetours, santiago de compostela, curiosidades, fiestas, gigantes, cabezudos, tradición, compostela, ascensión, walking tours

Gigantes y cabezudos en las Fiestas de la Ascensión


Santiago de Compostela celebra esta semana una de sus fiestas más tradicionales, la Ascensión. Durante estos días se puede disfrutar en la capital gallega de una serie de actividades orientadas al disfrute de toda las generaciones: pasacalles, conciertos, animaciones, atracciones, pulpeiras... 

Uno de los puntos álgidos de estas fiestas es el espectáculo de los gigantes y cabezudos desfilando por las calles del Casco Histórico compostelano, que se ha convertido en una de las manifestaciones más tradicionales que ha perdurado en el tiempo hasta nuestros días.

Historia

Remontándonos en el tiempo, la historia de los gigantes en la ciudad de Santiago se remonta al siglo XVII, primera referencia que se tiene de ellos en las Actas capitulares (1660) y en el Libro de fábrica de la Catedral de Santiago. La aparición de los cabezudos podría fijarse desde 1879, año en que se institucionaliza la tradición y se funda la comparsa de cabezudos. La costumbre de recorrer las calles danzando y amenizando las fiestas se remontaría a unos años antes, cuando grupos de paisanos procedentes de los pueblos aledaños llegaban a la ciudad dispuestos a disfrutar de las fiestas.

Parece ser que, en un primer momento, los encargados de portar a los cabezudos eran los niños del hospicio de San Domingos de Bonaval, por lo que accedían a Quintana desde la Vía Sacra. A las doce del mediodía, bombas de palenque anunciaban el encuentro entre los gigantes del Cabildo y los cabezudos. Así, mientras los gigantes permanecerían postrados ante la Catedral, los cabezudos amenizarían la velada con bailes al son de música tradicional.

Ksado, ca. 1920

Existen fotografías que nos ilustran los personajes de esta época, si bien durante la Guerra Civil española parece ser que se perdió toda la documentación existente sobre la fabricación de las figuras. Posteriormente, en la década de los años cuarenta, el Ayuntamiento encarga a una taller de Zaragoza la elaboración de nuevos cabezudos que se mantuvieron activos hasta los setenta. Justo en ese momento, el cierre del Hospicio de San Domingos de Bonaval obliga a darle un giro a la comparsa.

M. Chicharro 1914

Simbología

Los ocho gigantes representan a los peregrinos que, desde diferentes partes del mundo, acudían (y acuden) a rendir tributo al Apóstol Santiago. En la comparsa de cabezudos bailan cuatro parejas: el alcalde con la alcaldesa, el corregidor y Manola y los dos pajes que, sin nombre concreto, representan el sombrero napoleónico y el plumero.

La tradición se mantiene gracias al pulso de un grupo de amigos que formaron la asociación Rancho de Cabezudos. Los singulares bailes de los cabezudos compostelanos requieren coordinación y ensayos. Así, los portadores se preparan semanas antes de la Ascensión para mostrar sus coreografías más espectaculares. En la actualidad, los cabezudos se encuentran custodiados a la espera de las fiestas compostelanas en el Teatro Principal, ubicado en la Rúa Nova.

¿Cuándo se pueden ver?

1899

Si no quieres perderte este espectáculo, te recomentamos acercarte a la Plaza del Toural entre las 12h y las 13h el miércoles y jueves.

Fiestas de la Ascensión 2017, del 24 de mayo al 28.


Sin comentarios