Santiago de Compostela, Santiago D.C. Freetours, Compostela, restaurantes, comida típica, comida, comida tradicional, lugares, historia, ciudad, freetours, asesino, universidad

Historias de Compostela: Restaurante Asesino


Santiago de Compostela destaca por su amplia carta de restaurantes en los que poder disfrutar de la rica gastronomía gallega pero, ¿sabes cual fue la primera casa de comidas que se instaló en la ciudad?

Corría el año 1873, la I República emergía en un sexenio democrático que daba sus últimos coletazos, cuando un joven matrimonio formado por Bernardo García Valeiras y Esperanza González Corral, procedentes de O Carballiño, llegan a Compostela con el objetivo de dar a conocer el vino del ribeiro, variedad característica de su tierra de origen.

En un primer momento, abren un pequeño negocio de venta de vinos cerca de la estación de ferrocarril, sita en Cornes, aunque en poco tiempo se trasladan a un bajo emplazado enfrente de la Universidad, perteneciente al marqués de Valladares.

Catedráticos, universitarios, escritores, políticos... todos querían degustar los ricos vinos del ribeiro, acompañados de otros menesteres que Esperanza se encargaba de preparar. El éxito de la bodega era desbordante, tan frecuentado como la propia Universidad. Los asiduos clientes empezaron a solicitar que Esperanza hiciese más platos y, de esta forma, se inauguró la primera casa de comidas en Santiago de Compostela.

La anécdota del gallo y el nombre del restaurante

La historia del Asesino es la historia de la propia Compostela y, como es tan habitual en Galicia, su nombre tiene un velo encubierto entre leyenda y realidad. Según la tradición oral, un joven empleado de la casa de comidas se disponía a matar un gallo, con tan mala suerte que éste se escapó dando tumbos hasta las escaleras de la cercana Universidad. Los universitarios, exaltados, clamaron piedad por el pobre gallo gritándole "asesino" al joven empleado. Al final, el gallo teminó en la cazuela y el restaurante adquirió el nombre de Asesino.

El secreto tras los fogones

Parte del mérito de las sabrosas comidas que se servían en el local recaía sobre una lareira de piedra, en la que cada día se encendía el fuego que haría ebullir las cacerolas y sartenes de hierro apoyadas sobre un tres pies. El menú era siempre el mismo: caldo gallego, asado de carne de ternera y lomo de cerdo, paella, calamares en su tinta, almejas a la marinera, flan, queso de tetilla gallega con membrillo, leche frita y, en los últimos años, la tarta Laxeiro. Todo ello servido sobre unas mesas cubiertas por finos manteles.

Esperanza regentó y cocinó en el Asesino hasta casi los 95 años, aunque con anterioridad se lo había cedido en herencia a su sobrina Isaura González, quien estaba casada con el marqués Eduardo Neyra Villar, propietario del pazo de Rajoy (Valga, Pontevedra). Lola, hija de Isaura, decide tomar las riendas del local pese a la férrea oposición de su familia. Más tarde, se unieron al negocio sus hermanas Isaura, Concha y Maruja.

Finalmente, tras más de 137 años, la lareira del Asesino dejó de humear. Se cerraban las puertas de un lugar que era la historia viva de Compostela, en el que Ramón María del Valle-Inclán contaba con una mesa fija y que había acogido a numerosos personajes de la talla de Federico García Lorca, Miguel de Unamuno, Santiago Ramón y Cajal, Alfonso XIII...

Curiosidades

Durante los años que las hermanas Neyra regentaron el Asesino, el horario del local variaba constantemente, ya que lo abrían y cerraban a su voluntad, creando un verdadero mito a su alrededor.

Debido a la amplia labor desempeñada por las hermanas y como muestra de agradecimiento, Maruja Neyraha sido distinguida con la Medalla de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Santiago de Compostela, la Medalla de Plata de la Xunta de Galicia y el premio Vagalume del Concello de Santiago de Compostela.

En los albores del siglo XXI, el restaurante volvió a cambiar de dueños, manteniendo la esencia del mismo aunque ampliando sustancialmente la carta.


Si quieres conocer más secretos de Santiago de Compostela, ¡acompáñanos en nuestras visitas guiadas!


Sin comentarios