+34 644 441 474 info@galiciafreetours.com

Hoy, queremos hablaros del Mercado de Abastos de Santiago de Compostela, el segundo edificio más visitado de la ciudad, solo por detrás de la Catedral. Y no es de extrañar que sea de este modo, puesto que nuestro mercado es un lugar único situado en pleno casco histórico de la ciudad.

Orígenes del Mercado de Abastos de Santiago

El Mercado de Santiago se construyó en los años 40, para sustituir la estructura anterior destinada al mismo final en el s. XIX. Esta estructura anterior estaba realizada en hierro y cristal, y el deterioro de la misma, hizo necesario que se construyese una nueva estructura para ese fin.

Pero antes de seguir hablando del mercado, os resolveremos una duda que quizás os estabais haciendo. ¿Dónde se compraba antes de que existiesen los mercados? Pues en la ciudad de Compostela, antes de tener un lugar para este fin, aquellos que se dedicaban al comercio de productos alimenticios se situaban en algunas de la calles de Santiago.

La hoy conocida como plaza de Cervantes, era la Plaza del Campo, y era uno de los puntos de venta en la ciudad. Otra de las zonas destinadas para este fin, se encuentra muy próxima al actual mercado, la zona da “A pescadería vella”, destinada al comercio de los productos procedentes del mar.

Hecha ya esta aclaración, podemos seguir hablando de nuestro maravilloso mercado. Aunque construido recientemente, parece una estructura que lleva aquí siglos. Esto es así debido a que el arquitecto encargado de hacerlo, decidió utilizar para la estructura granito, y aprovechar algunas de las partes de la muralla de la ciudad para el edificio. Además, tomó como modelo las iglesias románicas asturianas, de forma que cada una de las naves que conforman el edificio, parace una iglesia de planta basilical del s. XII.

Si he dicho naves, cada uno de los ocho edificios que componen el mercado reciben el nombre de naves. Cada una de ellas destinada a un producto, así por ejemplo hay una para mariscos, otra para pescados, otra para carnes, y así sucesivamente. Como no todo va a ser comprar, también se destina una de las naves a establecimientos de restauración y bares de tapeo.

El Mercado de Abastos de Santiago, un lugar único

Pero lo que hace único al Mercado de Abastos de Santiago no es solo su aspecto, lo que alberga en su interior es lo que hace del mismo algo completamente diferente. El mercado de abastos es la muestra de la resistencia de la tradición al paso del tiempo, un lugar en el que se sigue viendo un tipo de comercio tradicional, de productos de proximidad, que ha soportado el paso del tiempo y la presión de las grandes superficies.

El Mercado de Abastos de Santiago es un lugar que mantiene la memoria de las ferias de productos gallegas, en las que marineros, agricultores y artesanos siguen comercializando sus productos. Una prueba de ellos, es que actualmente, las paisanas de las pequeñas aldeas y pueblos circundantes, siguen vendiendo los productos que ellas mismas cultivan en sus huertas, de forma tradicional. Es como estar en un auténtico mercado ecológico. Si os pasáis a verlo días como los jueves o los sábados (los dos días con más movimiento en el mercado) podréis ver a estas mujeres fuera de las naves, con las verduras que cultivan en sus huertas, los huevos que ponen sus gallinas, para ofrecerlas al consumidor. Una escena que nos retrotrae a la tradición.

Es este lugar, por tanto, uno de los lugares más singulares de nuestra ciudad, en el que conviven la tradición y lo nuevo, y en el que perderse durante un buen rato, para ver, comprar y degustar algunos de los productos clave de nuestra gastronomía. En fin, una para obligada para aquellos que quieran realizar un recorrido por Santiago de Compostela.